Registrar

No tiene una cuenta? Regístrate aquí

Austria
de
Belgium
fr de nl
France
fr
Headquarters
Italy
it
Netherlands
nl
Poland
pl
Switzerland
de fr it
United Kingdom
en
Россия (Russia)
ru
中華人民共和國 (China)
cn
India
en
USA
en
Erbe Headquarters
Erbe Worldwide

Please choose a website and your preferred language.

Skip navigation

Erbe ayuda a los médicos en Camboya

Un VIO proporcionado por Erbe permite a los médicos voluntarios de Médicos del Mundo y a sus colegas camboyanos ayudar de manera permanente a niños con fisura palatina.

En todo el mundo, 1 de cada 500 niños sufre fisura palatina. Sin embargo, la incidencia de esta malformación congénita es de aproximadamente uno de cada 350 niños en el sudeste asiático. Por eso, es precisamente en esta región donde los defectos de hendidura complejos que requieren un mayor esfuerzo quirúrgico son mucho más frecuentes.

El 23 de febrero de 2018, un equipo de cirujanos, anestesistas y enfermeras de quirófano de la asociación Médicos del Mundo viajó a Camboya para apoyar a sus colegas del Khmer-Soviet-Friendship Hospital y de la ONG Smile Cambodia. En las maletas llevaban un equipo VIO y los accesorios necesarios para poder operar a los niños más afectados. En total pudieron tratar a 39 pacientes durante los 14 días de su estancia.

En este viaje fue especialmente conmovedora la historia de un niño de seis meses que sus abuelos trajeron a principios de marzo para que lo examinaran los médicos. Su familia vivía en una modesta cabaña de hojas de palmera a tres horas en autobús de la capital de Camboya, Phnom Penh. El padre había abandonado a la familia poco después del nacimiento del niño y la madre, que apenas lograba sacar adelante a la familia con su precario salario en una fábrica de ropa, se había visto obligada a pedir un préstamo por el que pagaba mensualmente 200 dólares.

Por la televisión se enteró de que el equipo de Médicos del Mundo iba a estar en Phnom Penh a principios de marzo. Ya había oído muchas cosas buenas de los médicos, y también que la operación, el viaje y el tratamiento posterior eran gratuitos. Como a la mujer no la dejaron librar en la fábrica, los abuelos llevaron al nieto al hospital para que lo examinaran. Y tuvieron suerte: el niño fue elegido para una operación.

Después de una intervención con éxito y de pasar la noche en el hospital, los abuelos pudieron llevar al bebé con su madre con el labio leporino y la fisura del paladar cerrados. Al menos, la familia ya no tendrá que preocuparse tanto por la salud del niño.

Nos complace enormemente poder contribuir a esta extraordinaria acción de ayuda.